Mi breve historia con la fotografía

19:20

Las fotografías siempre fueron parte de mi vida. Crecí viendo álbumes de fotos en la casa. Tenían un lugar definido y cada cierto tiempo con mi hermano sacábamos algunos para revisarlos. Los sabíamos de memoria pero no dejaba de ser entretenido ver fotos de nuestros papás cuando aún no nacíamos.


Lo que más recuerdo es el álbum de matrimonio. Estaban esas fotos típicas en las que mis papás se daban el beso, salían de la Iglesia o después aparecían en las mesas con sus invitados. Siempre quise saber más detalles, la comida, algún familiar que no estaba, la decoración del lugar, etc. Esas fotografías no tenían tanto detalles.

Este hecho sin duda me marcó. Más tarde en cuarto básico una profesora me dio de tarea tomar fotografías en blanco y negro. Wouuu la mejor tarea! Aún las conservo y es emocionante verlas. Pasaron los años y un día alguien confió en mi, me pasó su cámara para registrar una actividad y a los pocos días me pidió que cumpliera de manera permanente la función de fotógrafa. En el 2012 tras ser parte de algunos cursos de fotografía en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas invertí en mi primera cámara profesional (la cuál uso hasta hoy) y me lancé a trabajar en lo que amaba, hacer fotografías.

Una de esas fotografías que hice en cuarto básico en blanco y negro. Es en Las Trancas. 
Para mi fotografiar es algo que se me dio casi de manera natural, siempre creí importante registrar lo que miraba, capturar a quiénes veía. Creo que la fotografía es historia, cada fotografía es un fragmento de lo que somos, de lo que vivimos y lo que un día seremos como "pasado". La fotografía es una máquina del tiempo que te permite revivir momentos increíbles, tristes o a personas que ya no están. 

Quizás gracias a esa profesora en cuarto básico fue que descubrí mi amor por el blanco y negro. Durante mucho tiempo las mayorías de mis fotografías terminaban en esta ausencia de color. Así es como sentí que capturaba mejor la esencia de las personas. 

Imagen con la que gané el concurso de fotografía del diario El Sur de Concepción.


Pero no me quedé en eso, seguí probando distintas técnicas y también sin buscarlo terminé dedicándome a la fotografía de matrimonios. ¡Esto de verdad ha sido maravilloso! He conocido muchísimas parejas, diversas historias de amor, infinitas historias familiares y me he hecho en muchos casos parte de su propia historia. Inolvidable pensar en aquella novia que no fue apoyada por su familia y a la que terminé vistiendo yo. 


La fotografía de matrimonio para mí es un tesoro incalculable, ya que yo misma como niña pude acceder a la historia de mis padres gracias a las fotografías de su matrimonio. Siempre que hago una nueva boda pienso en que en algunos años sus hijos al igual que yo cuando niña, querrán saber qué sucedió ese día. Por eso mis fotografías van más allá de lo típico, lo que intento es contar una historia, en lo posible que se vea reflejada en totalidad la historia de amor de los novios. Entre las entregas a novios que he realizado van fotos de zapatos de la novia, hasta el llanto de los padres o el amigo jugoso que quedó en el suelo. 




Amo profundamente lo que hago. Estoy agradecida y me siento afortunada de que la vida me haya llevado a la fotografía, es por eso que intento mejorar cada día. Agradezco con esta entrada a todos los que me han apoyado y a los que han hecho posible que llegara a mi casa la carta con el "sello de proveedor recomendado" de matrimonios.cl


En otra entrada les contaré sobre los fotógrafos que me inspiran, tanto del pasado como otros actuales que están marcando el paso de las nuevas generaciones, además de mostrar nuevas técnicas y formas de relato. 

Si quieres que trabaje para ti me puedes escribir a bamunoza@gmail.com o para conocer más de mi trabajo ingresa a mis redes sociales: facebook e instagram

¿A ustedes les gusta la fotografía? ¿Cuándo tuvieron su primera cámara? Espero sus comentarios 😃

También podría gustarte

0 comentarios

Lo más visto

Instagram

Subscribe