Un paseo por la historia y el arte

21:34

Pese a llevar ya un tiempo en Santiago y además vivir en pleno centro, no había tenido la oportunidad de conocer el Museo Nacional de Bellas Artes. Los invito a conocer un poco de lo que fue mi recorrido y experiencia.


Los museos siempre me han atraído, fundamentalmente porque siento que son una caja fuerte donde habitan diversos tesoros del arte y la historia. En primera instancia lo que más me llama la atención es la arquitectura y en el caso del Museo Nacional de Bellas Artes es esto lo que siempre me hacía decir "debemos ir".


Al estar frente a la puerta principal ya se siente la imponente arquitectura y diseño que fue encargado al arquitecto chileno-frances Émile Jéquier, que se inspiró en el recorrido interno y en la fachada del Petit Palais de París. Un estilo neoclásico que me dejó boca abierta, es realmente una estructura preciosa y que con su gran iluminación te conecta con cada una de las obras dispuestas en el lugar.

De manera personal lo que más me gustó de la arquitectura es la cúpula de vidrio que corona el hall del Museo y que fue diseñada y construida en Bélgica, encargada a la Compagnie Centrale de Construction de Haine-Saint-Pierre y traída a Chile el año 1907. Otorga una iluminación natural que hace disfrutar de las primeras esculturas con una luz solar maravillosa. 


El acceso al Museo es gratuito y eso es lo primero que me hace amarlo. Es tan precioso, posee obras magníficas, todo está limpio y además van sumando cada cierto tiempo distintas exposiciones y hasta talleres para niños o diversas actividades. Es un lugar al que todos deben ir.

Mi recorrido comenzó con las obras del hall y posteriormente fui al ala norte donde está actualmente la exhibición de obras de Roberto Matta. Aquí la luz es baja, está todo pensado para la observación y contemplación de las obras. Mi favorito un óleo sobre tela: Fango original, ojo con los desarrolladores de 1972.


También visité la exposición de arte chino y recorrí el Museo por el segundo piso. En ese tramo lo que más me gusto fueron las escaleras, su diseño y cómo daban fuerza a la construcción. Son hermosas y eternas. 

Paz Errázuriz

Dedico un mayor espacio a lo último que realicé en el Museo; visitar la exposición de Paz Errázuriz. Desde el 26 de julio y hasta el 14 de octubre la sala Matta ubicada en el zócalo (nivel -1) alberga distintas obras de la fotógrafa chilena Paz Errázuriz quien apela continuamente al contexto político y social de Chile. 

La exposición reúne más de 170 obras y documentos que permiten recorrer de forma retrospectiva las distintas temáticas en las que fue dividida la exposición.

En esta parte del recorrido me tomé todo el tiempo que quise para mirar cada fotografía. Paz ha realizado un trabajo sobrecogedor. A ratos emocionante y en otros momento podría decir que fuerte. La mirada de ella destaca de sobre manera por adentrarse en los recovecos más incomodos de la cotidianidad chilena, produciendo en cada imagen una micropolítica y hasta una manifestación social y cultural. 

Las fotografías van desde desnudos a personas de la tercera edad, hasta un reportaje fotográfico a la vida de travestis y transformistas (sin duda mi favorita). Por ejemplo si alguien me dijera que quiere conocer brevemente Chile, le diría que debe ir a esta exposición. Es un recorrido cultural fascinante que me hizo pensar también en el trabajo de Diane Arbus, mi fotógrafa favorita. 

Paz Errázuriz.
Los invito a todos a asistir al Museo Nacional de Bellas Artes, es un paseo del que no se van a arrepentir y mi recomendación personal es que hagan una parada en la exposición de Paz.  Está abierto de martes a domingo de 10.00 a 18.45 horas. 

¿Qué museos de Chile anotarían en su lista de imperdibles? 



PD: Quiero agradecer a todos quienes han leído mi anterior entrada, han compartido o me han escrito una palabra de cariño. De verdad nunca imaginé que llegaría a tanta gente pero estoy feliz porque así se cumple una parte de los deseos de mi hermano por trascender en este mundo. Gracias a los medios de comunicación que han replicado la historia, a los diputados que han difundido y me han escrito, y en especial a tantos que se dieron el tiempo de contarme sus propias historias sobre la eutanasia. Muchas gracias, seguiré alzando la voz para lograr este derecho.  

También podría gustarte

0 comentarios

Lo más visto

Instagram

Subscribe