Río de Janeiro la cidade maravilhosa

20:42

A todo el mundo le recomendaría conocer Río de Janeiro. Siento que es un imperdible en el mundo y aún más en Latinoamérica. Aquí les cuento sobre los lugares que visité y los por qué de viajar a esta ciudad que para mi es sin duda maravilhosa.


Cuando era más chica recuerdo que al llegar del colegio en Canal 13 estaban dando novelas brasileñas. En su momento eran una gran competencia para el horario y en mi casa nos encantaban. Son muchas las que vimos como "Lazos de Familia", "El clon", "India", "Avenida Brasil" y otras tantas. Alucinábamos con los paisajes y con esa alegría contagiosa del brasileño, nos gustaba mucho el idioma y disfrutábamos de las canciones cariocas. 

Soñábamos con estar en la cidade maravilhosa... hasta que pude cumplir el sueño y viajé a Brasil. Un viaje flash pero aprovechado a concho como todos mis viajes.


Llegué de noche a la ciudad y la primera impresión era algo confusa, porque desde la ventana del avión no entendía por qué tantas luces repartidas por todos lados pero no de manera uniforme. Posteriormente con la luz del día entendería que Río de Janeiro es un ciudad construida en medio de mar, ríos, lagos, son como muchas islas en una. 

El clima de noche o de día es muy cálido, a ratos húmedo. Lo que más me impactaba es que cerca de las 10 de la mañana se sentía el peak de calor. Ufff ese peak en mi caso lo viví en el Cristo Redentor. Otra cosa que me llamaba la atención pero me parecía lógico es que en general el atuendo es muy liviano, no es para nada raro ver en toda una cuadra a casi todos en traje de baño. Además muchas personas comienzan su día muy temprano (ya que amanecía a las 5.30 am. en la fecha que yo viajé), tipo 8 am. ya muchos fueron a trotar por una hora a la playa, se tomaron un jugo un café y se fueron a la oficina.


Cada lugar que recorrí me enamoró. Es difícil explicarles, pero la cultura, la vibra que se siente en esa ciudad es muy mágica. En todo momento pensaba que el paraíso debe ser muy parecido a Río. 

El punto negro son las favelas que no dejan de impactar. Los taxistas por lo general dicen que no se acercan a ellas o te transmiten el miedo y la rabia que sienten por la situación política y policial. 

A continuación les contaré sobre los lugares que visité y mi experiencia en cada uno de ellos:

Copacabana

Fue el primer lugar que conocí ya que me alojé a una cuadra de la playa. Es muy hermoso el sector, siempre me pareció muy limpio y con muchísimas opciones para beber y comer. En el mismo sector encontré los ticket para subir al Cristo Redentor y también lugares de artesanía económicos para comprar los infaltables regalitos a familiares y amigos. 

La playa tiene por la orilla distintos puestos para beber caipiriña o otros tragos, algunos también de comida. Me gustaba mucho que estando sentada en la playa te iban a ofrecer mojito, agua de coco y otros tragos. ¡Todo el lugar es precioso! Y como todo en Río creo que quienes marcan más la diferencia son las personas. Muy amorosas, alegres y atentas.




Cristo Redentor

¡Soñé tanto con esto! Y mi resumen... ¡Es espectacular! Es una maravilla del mundo ya sea por la gran construcción que data de 1931, el impacto del Cristo o por la maravillosa vista que se tiene de la ciudad. 

Yo compré un ticket en Copacabana que consistía en la entrada al Cristo además del traslado de ida y vuelta al lugar. Al llegar hay un restaurante y una tienda oficial de artículos sobre el Cristo y Río en general. Recuerdo que ahí comí el mejor croissant de queso y jamón de la vida... muy exquisito. 

Luego de eso hay que subir al Cristo caminando por las escaleras. Es un tramo corto pero que igual se hace pesado debido al calor, la altura y las escaleras.


Al llegar es... wooouu. ¡El Cristo es inmenso! ¡Impresionante! Sentí una sensación difícil de describir. Como era un sueño de vida sentía mucha felicidad. La verdad es que son inumerables las fotos que hay del Cristo pero es importante decir que como todo lugar turístico es un lugar que está muy lleno. Hay que estar como hormiguitas porque además todos quieren la foto con el Cristo (incluida yo). Recomiendo tener paciencia y la voluntad para esperar e ir recorriendo el lugar en su totalidad, con respeto y entendiendo que todos quieren disfrutar de la maravillosa vista.

Luego de recorrer bien y tomar fotos desde todos los ángulos fui al sector trasero del Cristo donde se ubica una pequeña capilla al interior de la misma estructura. Lo que más hice ahí fue agradecer por estar viva y por estar en Brasil.




Pan de Azúcar

El Pan de Azúcar queda muy cerca de la playa de Copacabana lo que hace factible trasladarse en taxi y que no salga demasiado dinero. Al llegar debes comprar el ticket y pasas por una estructura donde hay algunas pinturas preciosas. 

Luego te subes a la telecabina (es muy grande) y comienza el paseo. Es maravilloso ir observando la ciudad desde las alturas. Yo recomiendo mucho el modo en que estructuré mis visitas, este día por ejemplo fui en la mañana al Cristo y en la tarde al Pan de Azúcar lo cual me hizo disfrutar de un atardecer único con vista al corcovado.


Creo que desde el inicio la visita al Pan de Azúcar es genial. Uno maneja sus tiempos y va decidiendo qué recorrer o cuánto tiempo estar en cada lugar. En el primer tramo yo me dediqué a tomar fotografías y a recorrer. ¡La vista es increíble! Ya desde el segundo tramo pasé a tomar caipiriña, comer algo y a ver las tiendas de regalos.

Todo el tramo lo hice muy relajada, sin apuro alguno así que pude disfrutar de todo. Constantemente pensaba en la película Río jajaja escuchaba la canción... más cuando veía algunos de los animales de la película.


Mi recomendación es que se queden hasta el anochecer porque el paisaje va cambiando radicalmente con los colores. Volvería a vivir ese atardecer mil veces más.







Escalera de Selarón 

Es una escalera ubicada en el barrio Santa Teresa en pleno centro de Río. Su fama ha ido creciendo debido a la diversidad de colores y personas o episodios históricos que son plasmados en cada peldaño. La obra fue creada por el chileno Jorge Selarón.

Yo fui de noche pero la recomendación del taxista era no estar solos ahí, pero la verdad vi cero peligro. Igual estaba muy vacío cuando fui lo que me permitió recorrer todo con tranquilidad y tomar todas las fotos que quise. 

Luego de eso recorrí un poco el barrio disfrutando los muros hasta llegar al acueducto y a la Catedral que a esa hora ya estaba cerrada.








Maracaná

Para aquellos que nos gusta el fútbol creo que el Maracaná es un lugar al que si o si se debe ir. Está lleno de historia y su estructura es inmensa. Yo llegué hasta el lugar en metro y compré el ticket directamente en el estadio. 

El ticket incluye un tour que inicia en el hall con un paseo por distintos hitos de la historia futbolera de Brasil para luego pasar a los camarines y a una sala de cine. Todo es muy lindo y está muy bien cuidado. Se siente una alegría y emoción por conocer parte de la historia mundial del fútbol.

Finaliza el recorrido con el ingreso al sector de la cancha donde te permiten tomarte todas las fotos que quieras (en este lugar sentí un calor inolvidable).




Sambódromo de Marques de Sapucaí

En este lugar también pensé en la película Río y en tantas novelas. Es que cuando te nombran Río de Janeiro uno siempre piensa en esas imágenes del carnaval. 

También llegué en metro y estar en el lugar es gratis. A un costado hay una tienda que tiene los trajes del carnaval y que por un precio X te dejan usarlos y tomarte fotos. Mayor atractivo no hay, es solo estar y recorrer el lugar.

Personalmente me impresionó el tamaño, desde la tele se ve mucho más grande. Bueno, lleno de gente y con los carros pasando se debe ver inmenso y precioso.



Favela Santa Teresa

Después de estar en sambódromo quisimos caminar y acercarnos a un sector donde se visualizaran mejor las favelas. Sin querer nos acercamos bastante y llegamos a las cercanías de la Favela Santa Teresa. Digamos que al perímetro.

Soy sincera al decir que visualmente, en arquitectura, transito, etc. cambia bastante el panorama al ir acercándose. La gente del lugar pareciera mirar a todos como extraños y te intimidan un poco (harto). Yo igual saqué mi cámara y tomé fotos de distintos lugares y de diversas perspectivas. Siempre atenta a mi alrededor. 


Les diría que tengan mucho ojo. En mi caso se me acercaron unos niños de unos 10 años a preguntarme cosas, se tomaron fotos conmigo y se impresionaron que estuviera por ahí. Digo que hay que tener ojo porque lamentablemente muchos traficantes utilizan a los niños para atraer turistas y hacer que se acerquen a las favelas.

Fue angustiante percibir el miedo con el que vive Río a las favelas. Les tienen un miedo-respeto asombrante y bueno ellos saben muy bien por qué. Después de estar ahí vi en las noticias que un taxista por error se equivocó de camino trasladando a dos turistas y al ingresar a la favela recibieron disparos y murió la mujer.


Ipanema

Olha que coisa mas linda mas cheia de graça e ela menina que vem e que passa num doce balanço a caminho do mar... sonaba en mi cabeza mientras iba en el metro rumbo a Ipanema. Fui muy muy temprano... tipo 6 de la mañana jajja y fue genial! La playa no estaba vacía pero tampoco llena. Más bien había mucha gente haciendo deporte.



Me encantó ver a la tercera edad en zungas y bikini corriendo por la orilla del mar. Me imagino que Ipanema durante el día está lleno de gente al igual que Copacabana, pero lo que yo vi fue un Ipanema que se levanta para ir directo al mar, donde el comercio y los cocos se comienzan a poner en las orillas para esperar a los turistas. 

¡Lo amé!


Ayyy para mi Río de Janeiro es una cidade maravilhosa. De hecho continuamente pienso en que si o si debo volver y no es por las playas. En general mis viajes nos los elijo por el clima y las playas, siempre los pienso por su cultura. Río es un lugar que me hizo vibrar, que me hizo sentir ganas de vivir ahí y hasta envidiar un poco la vida de quienes despiertan cada día en esa ciudad. Es una tierra hermosa, dotada de una naturaleza única que se mezcla con una arquitectura que no opaca el verdor de los cerros.



En Río de Janeiro sin duda la naturaleza manda. Se los recomiendo. No es un destino caro y los beneficios para el corazón valen lo gastado. ¡Me muero por volver! Iría mil veces y por más tiempo. 

También podría gustarte

2 comentarios

  1. Linda! Cuando leía soñaba e imaginaba cada lugar que describes. Yo también quiero ir jejejeje besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje hay que juntar los pesos para ir. No te arrepentirás. Es demasiado hermoso!

      Eliminar

Lo más visto

Instagram

Subscribe