Bohemian Rhapsody: Un concierto cinematográfico

09:13

¿Puede una sala de cine convertirse en un concierto? Después de ver la película Bohemian Rhapsody les digo que sí.


El largometraje que cuenta la historia de Freddie Mercury es mucho más que una biografía, es una celebración de su existencia y de la unión de cuatro jóvenes que regalan al mundo Queen. Una apuesta cinematográfica riesgosa por trasladar a la pantalla a un icono de la música pero que logra entrar en la audiencia con un relato cauteloso, apasionado y combinado con la locura musical de una banda que hace historia hasta hoy. 

Freddie Mercury desafió estereotipos, fue una especie de adelantado para su época, o más bien un ser humano que logró entender la esencia de la pasión, el amor y la música. Ese Freddie es el que vemos en la cinta, un retrato intimo de lo que fue desde su cuna familiar y cómo la misma música lo ayudó en su descubrimiento personal, y de paso él se complementó con otros genios de la música que necesitaban una voz. 

La película es una línea de tiempo del ascenso meteórico de la banda británica que relata entre el nacimiento y composición de canciones iconos, cómo Queen llega a los escenarios de todo el mundo y marca distintos hitos en la historia musical. Desde las letras de sus canciones, las mezclas musicales, la puesta en escena hasta un vocalista que rompe todo estereotipo más allá de la música. 


Por supuesto narra también los momentos de soledad y pérdida personal de Mercury, su enfermedad y cómo todo ello influye para que surja un Freddie aún más apasionado. Un cantante que vuelve a sus orígenes para presentarse en el Live Aid, donde junto a May, Taylor y Deacon realizan una de las presentaciones más icónicas de la historia del rock. 

Debo ser sincera, esperé esta película desde el día en que se anunció su realización. Llevo meses viendo los trailer una y otra vez, y al llegar a la avant premier todas mis expectativas fueron superadas. La película es mucho más de lo que imaginé. Es de una calidad fantástica, con un trato en las imágenes que las hace dignas de un álbum de fotografía, planos detalles, generales, medios y planos secuenciales que cautivan (ya tengo mi favorito). 

Bohemian Rhapsody no solo es una gran película, es a la vez un gran concierto. El trabajo de sonido es por lo menos una obra de arte, ya que uno de los mayores desafíos era lograr que el relato del film fuera acorde con los sonidos musicales y el impacto de ellos mismos en la historia y en el crecimiento de Queen. Lo logra. Tuve la suerte de ver la película con sonido superior al de las salas de cine, ya que para la avant premier se solicitó que el sonido fuera acorde a un concierto.


Lloré y lloré mucho. Tanto que al salir de la película necesitaba seguir llorando. La grandeza de Freddie impacta tremendamente. El actor Rami Malek logra que se nos olvide su existencia, lo que vemos en esos 134 minutos es a Mercury. Lo sentimos, lo vemos, está ahí como si nunca se hubiese ido de este planeta. Malek con Bohemian Rhapsody se logra consagrar y anotar en la historia del cine, aún cuando ya sabíamos que era tremendo. Ahora parece sublime. 

Son demasiadas las sensaciones que viví. Me reí, lloré, sentí una profunda alegría, fortuna, gratitud... unas tremendas ganas de no pararme del asiento con deseos de inmortalizar ese momento en que mis lágrimas caían mientras sonaba de fondo la voz melódica y fuerte de una leyenda del rock.  

También la emoción de la película me llegó de sopetón y con muchos recuerdos sobre tantos que vi morir de sida en el hospital mientras mi hermano batallaba con su propia enfermedad. En realidad hubo un recuerdo que me golpeaba aún más mientras Mercury afrontaba su realidad. Un joven que murió producto de una tuberculosis que lo agarró y no lo soltó producto del Sida. Ese joven marcó mi vida, lo vi durante semanas luchar en una camilla de hospital mientras su madre lo miraba y su pareja lo lavaba con paños y besaba su piel con el mayor amor que he visto. Para la época una pareja homosexual, al igual que Freddie, eran una especie de rareza. Para mí, fueron dos maravillosos hombres que me mostraron el amor de la manera más pura. 


Así es como esta película nos puede hacer recordar momentos de nuestra propia vida donde la banda sonora era Queen. Gracias a todos quienes contribuyeron para la realización de este film, gracias a su director Bryan Singer, a John Ottman, a Rami Malek, a todos!

Gracias Queen, gracias amado Freddie Mercury por dejarnos tanto... una leyenda más allá de la música.


También podría gustarte

0 comentarios

Lo más visto

Instagram

Subscribe