Mi historia con el cine

21:53

¿Cuál fue la primera película? ¿Por qué voy al cine? ¿Quiénes influyeron en mi consumo de películas? ¿Es determinante el cine en mi vida? A propósito de la celebración del día nacional del cine les quiero compartir parte de mi historia.

El País.

Creo que todos somos diferentes y tenemos diversas experiencias sobre cómo influyen hechos, cosas, disciplinas, etc. Para mí el cine ha sido fundamental en mi vida y hoy soy capaz de mirar hacía atrás e identificar distintos hitos que me hicieron ser una consumidora de películas y una apasionada por el cine.

De niña hay dos aspectos que me marcaron y que sin duda determinaron mi historia con el cine. Mi mamá con harto esfuerzo se propuso comprar cuanta película animada nos pudiese gustar. Compró un reproductor de VHS y mes a mes intentaba regalarnos una nueva película. Por supuesto entre esas estaban todas las aventuras de Mickey Mouse, Mickey en navidad, Goofy, Tarzán, Barney, Mulan y muchas muchas más. Creo que mi mamá hizo esto en cierta medida para encerrarnos jajaja, así evitaba que nos dieran ganas de salir al patio y mi hermano se contagiara de alguna infección (padecía Fibrosis Quística y en esta entrada hablé sobre esto).

Ahora me da pena pensar que cuando nos cambiamos de casa regalamos todas estas películas. Debí quedarme con ellas 😭


Un segundo aspecto. Mi abuelo paterno era dueño de un videoclub. ¡Sí! ¿Se imaginan lo mágico de eso? Bueno, en la imaginación es algo genial pero la realidad es que no fue muy perfecto. Nunca tuvimos una buena relación con él, pero ya que tenía un videoclub lo íbamos a ver de vez en cuando. Era el enganche. Sin video club creo que nunca hubiésemos ido. Pero la experiencia no era muy grata, ya que mi abuelo era una persona especial, distante, bruto, hasta algo de susto daba. Lo peor es que nosotros (niños) nos emocionábamos demasiado con la idea de que nuestro abuelo tenía un videoclub. Íbamos entusiasmados pensando en películas para pedir pero la realidad es que mi abuelo no nos pasaba las películas que queríamos. Decía que elegíamos las populares y así perdía plata o se las podíamos dañar.

Nos pasaba las antiguas, las fomes, las que no queríamos. Amurrados, angustiados y con una imagen de abuelo terrorífica, el videoclub también nos hizo crear malos recuerdos. De igual forma ese videoclub instaló en nosotros la idea del "fruto prohibido". Mientras más nos negaba las películas, más las queríamos ver y más cinéfilos nos volvimos. Recuerdo el olor, el sonido de la madera sonando mientras caminaba, veo esos pasillos en los que estaban las películas de terror y las para adultos. Teníamos prohibido entrar ahí, pero yo siempre fui curiosa y siempre me las ingeniaba para meterme a esos pasillos. Recuerdo el poster de Freddy Krueger, la ventana llena de polvo y las carátulas de esas películas que queríamos llevar pero que no nos dejaron.


El lugar murió, la gente dejó de arrendar películas y con eso perdí también a mi abuelo. Sigue vivo, sin embargo sin el videclub fueron solo un par de veces las que lo volví a ver. Que ganas de haberme quedado yo con esas películas, pero mi nula relación con él no me hizo heredera de nada. 

El videoclub y las películas que tuve de infancia me marcaron para siempre. Nunca hubiese imaginado que me volvería en una fanática del cine, menos que iba a poder estudiar temáticas relacionadas a este arte. Jamás iba a imaginar que aprendería los planos, fotografía, guiones, etc. 

Hoy miro el pasado y todo tiene sentido. Todo fue aportando para que hoy sea una consumista de cine. Me encantan las películas desde la técnica, me encanta ver si existen planos secuenciales, identificar la paleta de colores, fijarme en la fotografía o identificar el género. Sí, siempre veo el cine desde un punto de vista académico, pero por sobre todo desde el corazón. Para mí es mucho más fundamental la conexión que genera el cine. Lo que te puede hacer sentir una película.

¿Quién podía imaginar que Tarzán me conectaría con mi hermano? ¿Quién podía imaginar que diversas películas marcaron mi amor? ¿Imaginaría el director de Lion que una sala completa lloraría a mares al termina la película? El cine trasciende.


Para mí el cine es una especie de maquina del tiempo que te traslada a distintos espacios de tu vida activando fibras que ni sabías que existían. Incluso te puede llevar al futuro, a esos deseos, a soñar más allá. Lo que me hace ver cine cada día es que siempre descubro más y siempre me lleva de viaje a algún lugar o una persona.

El cine es una instancia íntima, donde cada uno tiene experiencias distintas e individuales. La misma crítica de cine si bien tiene parámetros desde la técnica y la academia, siempre es subjetiva porque se escribe desde una experiencia.

Mi historia con el cine es de las más largas, pero me encanta ir escribiéndola cada día. Me encanta llenarme de películas, me fascina escribir mi historia de amor entre las lágrimas que derramo en el asiento del cine. Las películas me unen, a personas, a lo real, al pasado, al futuro o ese mundo ficticio que se esconde en nuestras mentes. 

¿Cuál es la historia de ustedes con el cine? 

También podría gustarte

0 comentarios

Lo más visto

Instagram

Subscribe