Chiloé: un paraíso

20:32

Ya pasó un mes sin escribir aquí pero es momento de volver con algo que siento se los debía. En diciembre visité la isla de Chiloé y la recorrí todo lo que pude para darles algunos datos o destinos que me parecen imperdibles.


Chiloé siempre me llamó profundamente la atención, fundamentalmente porque es una isla y tengo una fijación con esos pedazos de tierra distribuidos por todo el mundo. Hace algunos años fui pero por muy poco tiempo y no recuerdo nada, así que este viaje me preocupé de anotar todo y disfrutar de cada lugar con tranquilidad, sin apuros.

Primero es importante mencionar que a Chiloé se puede llegar de diversas formas:

- Auto.
- Bus.
- Avión.

Si vas en avión puedes tomar un vuelo a Puerto Montt y trasladarte por tierra a Chiloé, pero también llegan aviones directo a Castro. Personalmente creo que si desean movilizarse, recorrer lo más posible, ser dueños de su tiempo, la mejor opción por lejos es en auto.

Chiloé no es un lugar caro, es como cualquier parte de nuestro país. Lo que si les recomiendo es hacer todos los cálculos de pasajes, bencina, peaje, comida, alojamiento, etc. Esto les servirá mucho para planificarse y disfrutar de sus días tranquilamente.

Les haré una descripción de los lugares que visité y por qué me parecen imperdibles, además de sumar fotografías para que se hagan una idea. Todo lo que les mostraré a continuación lo recorrí en 5 días.

Chacao

Cruzar a la isla de Chiloé es la primera parte del viaje. Se cruza desde Pargua en una embarcación. El traslado por el canal de Chacao dura aproximadamente 30 minutos y es un perfecto inicio que te hace sentir desde ya que cambiaste de aire, entorno, hasta de país. Al cruzar llegas a Chacao una pequeña localidad chilota que te puede hasta parecer un pueblo fantasma ya que es muy tranquilo, solitario y sin mayor movimiento.








Huillinco

El lago Huillinco queda en las cercanías del pueblo Chonchi. Es una pequeña localidad pero que destaca por el maravilloso lago y por un mirador de madera nativa que otorga una vista única. Es de los paisajes más preciosos que he visto así que recomiendo totalmente hacer una parada en este lugar. Queda de camino al Muelles de las Almas.






Muelle de las Almas (Cucao)

Este es el lugar que más me interesaba visitar. Lo vi hace años por la televisión cuando recién fue construido. En ese tiempo no era tan popular ni destino obligado para las fotografías. Este muelle se encuentra en la localidad de Cucao, debes si o si llegar en auto o bus. La aventura comienza de inmediato ya que debes dejar estacionado tu auto a unos tres kilómetros del muelle y llegar hasta la atractiva construcción a pie cruzando por diversos senderos. La caminata es en subida y bajada, es de un impacto medio para el cuerpo pero no recomendada para personas que sufran de alguna enfermedad cardíaca, respiratoria o a los huesos.

El Muelle de las Almas fue construido e inspirado por la tradición que indica lo siguiente: "cuando una persona muere su espíritu debe acudir a este sector y llamar al Tempilkawe, el Balsero, personaje mítico que acude en su balsa de espuma y se lleva el alma del difunto, cobrando su paga en piedras preciosas, las mismas que se encuentran en la playa de Rahue, pulidas naturalmente por la erosión.

Pero, cuenta la leyenda que si una persona llega a escuchar a las almas de Cucao, no debe tratar de comunicarse con ellas y nunca llamarlas ya que si lo hace, transcurrido un año la muerte lo buscará y matará".

Decir que es maravilloso es poco. Es un lugar único, con una naturaleza admirable y un aire puro. No es tan simple llegar pero todo el esfuerzo vale la pena.








Castro

Castro es la ciudad más conocida de Chiloé y es una parada obligada ya que ahí es donde se encuentran los palafitos y las postales más reconocidas de la isla. Es además la localidad que posee mayor comercio, restaurant y que se ubica casi en el medio de Chiloé por lo que conecta hacia muchos pequeños pueblos.

Aquí es donde se han concentrado grabaciones de novelas, documentales y películas.










Quemchi

Es una pequeña localidad al norte de Castro y que concentra también parte del trabajo pesquero de la isla. Pequeño pero sin duda precioso. Quemchi es la localidad que te lleva hasta la Isla de las Almas Navegantes. En realidad no es obligación pasar por Quemchi, pero cuando buscas la isla en mapas es la localidad que te guía para ubicarte.





Isla de las Almas Navegantes (Aucar)

Localidad vecina a Quemchi y que se ha convertido en los últimos años en un destino obligado para quienes quieren conocer Chiloé. Isla Aucar o ya conocida como la "Isla de las Almas Navegantes" nombre que le dio el escrito chilote Francisco Coloane, al asimilarla como un lugar o barco en el que los muertos enterrados esperan zarpar algún día.

Debido a que la isla Aucar es un territorio rodeado de mar que está muy cerca de territorio (cercanías de Quemchi), donde la marea hace que a ratos la isla esté unida con esta tierra firme. Se puede llegar caminando a través de un largo puente, y cuando sube la marea, la isla se separa. Por esto parece un barco listo para zarpar según Coloane.














Achao

Es una localidad que se ubica en la isla Quinchao, frente a Dalcahue. Para llegar hasta ahí como hacia muchas partes de Chiloé se debe hacer navegando. Puedes cruzar en tu auto y es una de las zonas donde hay embarcaciones durante todo el día.

Achao es un hermoso pueblo y desde ahí se visualiza la cordillera y muchas otras islas. En este lugar es donde debes embarcarte para llegar a la isla Caguach, lugar donde se realiza la tradicional fiesta del Nazareno.










Dalcahue

Dalcahue es una de las ciudades más conocidas de Chiloé y que concentra la gran cantidad de turistas que llegan en época de vacaciones. Se destaca por el desarrollo de la artesanía, turismo y la agricultura.





Chonchi

Es una localidad ubicada a 25 kilómetros al sur de Castro que destaca por su construcción "a tres pisos" debido a que se ha emplazado en tres niveles naturales que le otorgó la geografía. Es muy entretenido caminar por sus calles y apreciar la arquitectura que data (en parte) desde 1767.




Isla Lemuy (Puqueldón y Parque Yayanes)

Estando en Chiloé nos enteramos que había un puente colgante en una isla que se llama Lemuy. Motivados por conocer más y cosas nuevas de la isla decidimos ir hasta allá. Para llegar a Lemuy debes cruzar en embarcaciones y lo puedes hacer a pie o en tu auto. Dentro de la isla hay distintas localidades y nosotros conocimos dos: Puqueldón y el Parque Yayanes.

Puqueldón es un pueblo muy pequeño pero precioso como todo en Chiloé. El parque Yayanes es una reserva natural privada que se ha dado a conocer gracias a un puente colgante. La verdad el parque no es demasiado grande y su principal atractivo es el puente; lo demás es todo similar a otras partes de la isla. Aún así lo recomiendo porque es precioso, es un sendero casi sin tocar por el hombre y además es la excusa perfecta para embarcarse.









Muelle de la Luz (Chepu)

Esta es la parte que más me cuesta escribir de la entrada. Son muchísimas las sensaciones que me quedaron al ir hasta este lugar.

El Muelle de la Luz lo vi por primera vez en un reportaje de Mega pero no sabía bien en qué consistía, dónde quedaba exactamente, ni nada. En esa oportunidad dijimos: podríamos ir. Estando en la isla investigué sobre el lugar y encontré que quedaba en Chepu.

Chepu es un sector ubicado a 38 kilómetros al suroeste de Ancud, cuyo nombre en mapudungun significa "lugar de encuentro". Cuando llegamos hasta ahí yo no entendía nada porque en realidad solo buscaba el Muelle de la Luz y me encontré con que se terminaba el camino y no había ningún muelle, más bien solo un gran río con una vegetación que me dejó impactada.

Al acabarse el camino hay un puente y sector como para pescar. A un costado una casa donde se visualizan unas lanchas. Ahí preguntamos y como era temporada baja no había nadie más que nosotros interesados en ir al muelle de la luz. Nunca nos imaginamos que ir hasta allá significaba navegar en lancha cerca de 45 minutos por el río Chepu. Ansiosos por la aventura dijimos sí.

Los únicos navegantes, cerca de las 6 de la tarde y un humilde pescador que accedió a llevarnos en la lancha. Desde ahí todo fue mágico... no sé cómo explicarles lo maravilloso que es el río Chepu. Me sentí como en esos reportajes sobre las amazonas, hacia donde mirara había solo naturaleza. Es un lugar casi sin intervención humana y que te hace sentir que estás al final del mundo, en un lugar que probablemente casi nadie sabe de su existencia.

Mi felicidad iba por las nubes. El río Chepu finaliza al encontrarse con el mar, el lado oeste de la isla. Ahí es donde para la lancha y hay que bajarse para caminar unos 15 minutos hasta llegar al Muelle de la Luz. Al encontrarme con el muelle ya no supe mucho más... es impactante, es una construcción que te deja maravillado y que hasta da un poco de miedo ya que la construcción está ubicada casi en un acantilado y el viento es impactante. Yo literalmente me volaba.

Para mí es un lugar al que hay que ir, aún más porque los propietarios del muelle son del sindicato de pescadores, puros hombres y mujeres humildes que hacen patria al fin del mundo. El dinero de la entrada y del viaje es un costo que vale la pena y por sobre todo es un dinero que da sustento a muchas familias humildes que dan su vida por esa naturaleza.





















Natri

Como viajé en auto paraba donde quería y lo hice en Natri que queda a un costado de la ruta 5, un lugar precioso que otorga una vista fantástica hacia humedales y lagos.




Lago Tarahuin

Es otra localidad a la que llegué solo mirando la ruta y diciendo "aquí quiero parar". Un lago precioso que con un día despejado muestra el cielo como un cristal en el agua.




Queilén

Jamás había oido de esta ciudad y fui gratamente sorprendida. Es un lugar hermoso que me pareció perfecto para visitar en verano. Tiene unas playas increíbles y fue en Queilén donde comí más delicioso que en todo el viaje, con exactitud en el local "Melinka" que está en la costa de la playa principal.

Desde Queilén se tiene una vista única hacía el volcán Corcovado.








Yaldad

Otro pequeño lugar que no estaba en los planes pero que llegamos porque queda muy cerca de Quellón.








Trincao

Tampoco estaba en los planes y es un lugar precioso que queda muy cerca de Quellón. Es más bien un sector ya que no hay pueblo solo casas distribuidas como en un campo. Al lugar donde llegamos es la iglesia y desde ahí se puede recorrer un extenso prado verde y la orilla del mar.










Quellón

Una de las ciudades más conocidas de Chiloé y a mi parecer una de las que tiene más movimiento. Es el único lugar junto con Castro que me pareció tenía vida como cualquier otra ciudad. Eso si debo decir que Quellón teniendo infinito potencial turístico está muy descuidada. Hay lugares emblemáticos como "Voy pa Quellón" que no tienen mantención.

Aún así es una de las ciudades de parada obligada porque alberga para mí algo trascendental, el hito cero. ¿Qué es? Un monumento con el que se termina (o inicia) el nexo vial más importante de América. 22.000 kilómetros que cruza 12 países, culturas y pueblos diferentes, hasta llegar a Alaska. En Chile conocida como ruta 5.






Chaiguao

Una pequeña localidad muy cerca de Quellón que permite tener una visión sobre otro tipo de naturaleza que conversa con el mar que bordea toda la isla.








También podría gustarte

0 comentarios

Lo más visto

Instagram

Subscribe